El contacto y la interacción con el mundo natural genera vivencias únicas en las personas. Entre los mejores recuerdos y experiencias de un viaje se pueden citar los atardeceres de ensueño en una playa, el olor a frutas frescas al caminar por un sendero verde, o la sensación de libertad que ofrecen el sentir el viento fluir en nuestros cabellos mientras navegamos en un velero, como nadar en aguas cristalinas de río o de mar. Todos los sentidos humanos se activan cuando nos relacionamos con respeto y armonía con la naturaleza.

El turismo de naturaleza tiene como propósito mayor conservar la biodiversidad presente en los destinos, que, orientado con criterios de sostenibilidad, es una estrategia excepcional para el desarrollo de los territorios y sus comunidades locales, así como para la preservación de la cultura y tradiciones ancestrales. Tiene además un gran aliado, en la educación ambiental, donde al visitar un área natural, en una manera lúdica podemos interiorizar el valor intrínseco que tienen las especies y sus ecosistemas. Asimismo, el interés por conocer y registrar diferentes especies como aves, mamíferos o marinos, también ha fortalecido el turismo de naturaleza porque moviliza viajeros especializados en temas de conservación y permite robustecer los sistemas de información de los países en relación al estado mundial de la biodiversidad.

Colombia es uno de los países a nivel mundial con mayor diversidad biológica, que busca conservar a través de su Sistema Nacional de Áreas Protegidas, compuesto por Parques Nacionales Naturales, Santuarios de Flora y Fauna, Reservas Naturales y Distritos Nacionales de Manejo, distribuidos en 6 grandes regiones del país, bajo la administración de Parques Nacionales de Colombia. Si se le suman las áreas protegidas privadas, gestionadas por organizaciones de la sociedad civil, la labor de conservación y educación ambiental se potencia aún más. Este enfoque de trabajo conjunto le imprime un carácter especial al país tanto para potenciar el turismo de naturaleza a nivel regional, y al mismo tiempo posicionarlo a nivel internacional como destino verde.

25 de sus 59 áreas protegidas a nivel nacional, tienen vocación ecoturística, es decir, que en ellas los viajeros nacionales e internacionales a través de actividades como caminatas y senderismo, camping, observación de aves, observación de fauna y flora, montañismo, entre otras, pueden interiorizar el valor de las áreas naturales, y disfrutar de una experiencia única. En cada área protegida los guías y tour operadores autorizados acompañan a los viajeros para que su experiencia sea inolvidable. Existen por otra parte, 60 Parques Naturales Regionales, creados con el propósito de proteger especies, ecosistemas, cuencas hidrográficas, y reservorios forestales en toda Colombia.

Adicional a estos activos naturales, una excelente opción para conocer la naturaleza inexplorada en Colombia es visitando los jardines botánicos existentes en el país, donde de la mano de los guías se puede apreciar la diversidad de flora (árboles, plantas y flores), vivir la experiencia única de interactuar con las mariposas, así como observar las aves, y visitar las colecciones de especies en sus museos. Te invitamos viajero a que vivas experiencias diferentes en Colombia, y te conectes con las energías que su naturaleza te ofrece.

Soc. Ingrid Trespalacios.

Categorías: blog

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESEspañol