Durante muchos años se ha discutido en la agenda mundial la contribución que realiza el turismo al desarrollo económico y social en los destinos, su cada vez más preponderante rol en la conservación de la biodiversidad y en la protección de los patrimonios culturales. Es considerado un gran aliado para el fomento de una cultura de paz y tolerancia entre los pueblos, con base en un sano diálogo cultural y respeto a las identidades y valores.

También ha sido fuente de reflexión y de debate, los impactos que una inadecuada gestión turística produce en los territorios y sus comunidades, incidiendo en los ecosistemas, con la pérdida consecuente de valor en los patrimonios naturales y culturales a nivel mundial.

La OMT, ha resaltado que independientemente de las formas de turismo presentes en los destinos, para que se alcance un desarrollo turístico sostenible, la dimensión medioambiental, sociocultural y económica deben estar en equilibrio y revisión permanente. El “Turismo Sostenible”, ha sido definido por la OMT como: “el turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”.

Esta amplia definición demanda el diálogo y negociación continua y permanente entre los distintos actores presentes en los destinos, para definir el uso responsable de los recursos naturales, conservación de cuencas hidrográficas, áreas protegidas y parques naturales. Desde la industria de los viajes, se apuesta por la implementación progresiva y decidida de buenas prácticas en sostenibilidad que no sólo protejan al medioambiente, sino que se materialice en puestos de trabajos dignos y seguros, con personal capacitado y orientado a ofrecer servicios turísticos de calidad. En relación al denominado turismo de masas, se requieren ajustes y balances necesarios en sus operaciones para que este tipo de turismo pueda disminuir su huella medioambiental, de tal manera que, se modifique la apreciación de que se ha privilegiado la cantidad de viajeros, pero no la calidad de las visitas en los destinos.

Por otra parte, se encuentra repensar qué perfil o segmento de viajeros aspiran los destinos recibir en sus territorios, y los servicios turísticos que se les ofrecerá. Se estima que aumente en la etapa del turismo post pandemia, la búsqueda y realización de viajes hacia lugares que sean sostenibles, seguros, no masificados, donde los viajeros además de vivir experiencias enriquecedoras de turismo de naturaleza, de bienestar, o trascendental, puedan contribuir en la conservación del territorio; sería recomendable que las comunidades anfitrionas en dichos destinos se encuentren capacitadas para la adecuada y eficiente gestión de los recursos disponibles (buenas prácticas) y de esta manera sea comunicada a los viajeros.

Es así como el turismo sostenible que durante las últimas décadas produjo todo un movimiento mundial, se encuentra más vigente que nunca, donde todos estamos llamados a repensar el turismo que queremos. Colombia, por sus innegables activos naturales, diversidad de climas, fauna, flora, y reconocido como destino para el avistamiento de aves, se está alistando para continuar su posicionamiento en el turismo de naturaleza, ofreciendo experiencias únicas a los viajeros locales e internacionales en la etapa de reactivación del turismo. Así mismo, junto con importantes organizaciones mundiales formará parte de la Coalición para el futuro del turismo, donde la sostenibilidad será el eje transversal.

La sostenibilidad, es otra mirada, fundamentada en la posibilidad del reencuentro con armonía y respeto entre la naturaleza, los grupos y comunidades humanas y el desarrollo económico, es sin duda un valor fundamental de la competitividad turística.

Soc. Ingrid Trespalacios.

Categorías: blog

2 commentarios

Hilda Rodriguez · agosto 11, 2020 a las 4:37 pm

Es muy importante trabajar con el Turismo Sostenible, para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas y que el desarrollo económico, es sin duda un valor fundamental de la competitividad turística.
Que aumente el turismo post pandemia, en la búsqueda y realización de viajes hacia lugares que sean sostenibles, seguros, no masificados y que las comunidades anfitrionas en dichos destinos se encuentren capacitadas con los recursos disponibles y sea comunicada a los viajeros.

FREDYS DIAZ YANES · agosto 11, 2020 a las 4:57 pm

a disfrutar de nuestro hermoso pais con Pamartravel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESEspañol